web analytics

EL SEGUNDO VAPOR SESTAO

Artículo tomado de la web “VIDA MARÍTIMA”. Muchas gracias por la labor que desempeñáis.

EL SEGUNDO VAPOR SESTAO

Con el numero de grada 12, de la Compañía de Reparación y Construcción de Buques Euskalduna, era entregado, en febrero de 1.906, el vapor SESTAO, segundo en la Compañía Sota y Aznar con ese nombre, ya que el primero se hundió, por colisión, en abril de 1.904. Este nombre lo mantendría hasta 1.917, en que le seria cambiado a ARNABAL-MENDI (1º), el cual mantuvo hasta el final de sus días, al perderse, el 26 de noviembre de 1.928, en Extain Erreka.

El vapor SESTAO. Foto del libro. COMPAÑÍA DE REPARACION Y CONSTRUCCION DE BUQUES EUSKALDUNA. Foto cedida por Pedro Blanco. Nuestro agradecimiento.JPG

El vapor SESTAO. Foto del libro. COMPAÑÍA DE REPARACION Y CONSTRUCCION DE BUQUES EUSKALDUNA. Foto cedida por Pedro Blanco. Nuestro agradecimiento.JPG

Uno mas en la larguisima lista de la que fue la mejor naviera de nuestro país, ya que, en los primeros años del siglo XX, contaba con 72 buques, lo que representaban 133.269 toneladas de registro bruto. Esta cifra es de algún momento de 1.901, ya que la Compañía recibía, vendía o perdía buques con frecuencia, con lo que debe tomarse este dato como una referencia sobre la capacidad de la naviera o, mejor dicho, navieras del grupo.
La famosa chimenea amarilla, con letras rojas entrecruzadas, se dedicaba, sobre todo, al trafico tramp y de gran cabotaje en las costas españolas y principalmente al transporte de los minerales de la cuenca cantábrica a los países del mar del Norte y la Gran Bretaña. Desde los puertos de aquel gran Imperio, de vuelta a casa, se traían millones de toneladas del mejor carbón del mundo. Una extraordinaria compañía a la que los historiadores de este país han dedicado bien poca atención.

El vapor SESTAO. Foto del libro LA INDUSTRIA NAVAL VIZCAINA.JPG

El vapor SESTAO. Foto del libro LA INDUSTRIA NAVAL VIZCAINA.JPG

Para estudiar sus características técnicas recurriremos al Lloyd´s Register of Shipping: Año 1.919-1920, en que ya comoARNABAL-MENDI nos indica: …” Steel Screw Steamer; Well Deck; una cubierta corrida; señal distintiva, HCVP; registro bruto, 1.735 toneladas; registro neto, 1.037; clasificado como +100 A 1 (9,19 ni mas ni menos); eslora entre perpendiculares, 250,1 pies; manga de trazado, 37,2; puntal a la bodega, 16,9 pies; puntal de trazado, 19 pies 6 pulgadas; calado 17 pies 11 pulgadas; castillo de proa con una longitud de 32 pies; maquina alternativa de triple expansión; diámetro de los cilindros, 18 ½, 30 ½ y 51 pulgadas para una carrera de 36 pulgadas; maquina construida por Wallsend Slipway Co. Ltd. de Newcastle; presión de trabajo, 180 libras; 2 calderas de vapor; 4 hornos; 75 pies cuadrados de superficie de parrilla; 2.300 pies cuadrados de superficie de calefacción; 158 caballos nominales; capitán en el momento de la inspección, N. de Izaguirre”…

Postal que muestra el vapor SESTAO en la esclusa de Bordeaux. De la web Sestao en el Recuerdo.jpg

Postal que muestra el vapor SESTAO en la esclusa de Bordeaux. De la web Sestao en el Recuerdo.jpg

Del libro La Industria Naval Vizcaina, escrito por Teofilo Guiard Larrauri, completamos los siguientes datos: …”desplazamiento en carga, 3.735 toneladas; carga máxima, incluyendo las carboneras, 2.632 toneladas”…
De la estupenda foto que me envía mi amigo Pedro Blanco, escaneada de la revista o memoria corporativa deEuskalduna, se aprecia que esta dotado de aparejo de pailebote. En aquella época se usaba, y de que manera, este complemento de la maquina a vapor que había sacado de mas de un problema a estos buques cuando las maquinas se empeñaban en dejar de funcionar, o, se les acababa el carbón por tener que estar capeando un temporal varios días.
La revista Vida Maritima, de 30 de diciembre de 1905, pagina 14, se hacia eco de su botadura: …”El 16 quedó á flote el vapor SESTAO, construido por la Compañía Euskalduna para la Compañía naviera Sota y Aznar. Sus dimensiones son las siguientes: 250 pies ingleses de eslora, 37 dé manga y 19 pies y 6 pulgadas de puntal, para 2.500 toneladas de carga en 17 ½ pies de calado. Lleva máquina de triple expansión y calderas de la conocida firma del Tyne Wallsend Slipway and Engineering Cº. Ltd., de 200 caballos nominales y de las siguientes dimensiones: Cilindros: alta presión, 18 ½ pulgadas de diámetro, probado á 200 lbs., por pulgada cuadrada; media presión, 30 ½ pulgadas; baja ídem, 51 id.; carrera, 36 id.
Calderas: dos de dos hornos cada una, para trabajar á 180 libras por pulgada cuadrada, siendo la superficie total de calefacción de 2.300 pies cuadrados. El diámetro exterior de las mismas es de 11 pies y 6 pulgadas, y su longitud de 10 pies.
Lleva además molinete á vapor, timón á vapor y todos los adelantos modernos, para la mayor rapidez y economía en las maniobras de carga y descarga.
Este buque ha sido construido en el dique número 1 de los tres que posee la Compañía, y la operación de ponerlo á flote se ha limitado á dar agua al dique.
Una vez á flote el nuevo barco fue remolcado al sitio en que está instalada la grúa grande, para montar calderas y cilindros, y después de haber efectuado esto, será de nuevo conducido á los astilleros de la Compañía Euskalduna, para continuar su armamento”…
El buque desempeño sus normales funciones de carguero de mineral, casi siempre, y, como todos los buques de nuestra contraseña, durante la Gran Guerra, tuvo sus notables incidentes. Uno de ellos lo narra La Correspondencia Militar, edición de 25 de enero de 1917, núm.11.974, en su pagina 2: …”Una goleta española detenida por un submarino. Gijón 24 (11 n.)
Ha entrado en este puerto la goleta bilbaína ANGELA MARIA, que en la tarde del sábado último fue detenida por un submarino alemán, que le pidió la documentación.
Cuando la golota arriaba los botes se sumergió el submarino, dirigiéndose hacia un vapor que se divisó por el Noroeste, y que resultó ser el vapor SESTAO, de la compañía Sota-Aznar, de Bilbao.
El submarino reapareció al costado del vapor en cuestión; examinó su documentación y preguntó al comandante qué vapores quedaban en el puerto y cuales cargaban mineral.
El submarino era de unas 2.000 toneladas y llevaba dos cañones; uno a popa y otro a proa.
Los tripulantes eran muy jóvenes, hasta el punto de que el comandante, que parecía el de más edad, no representaba más de treinta años”…
En ese mismo año cambia su nombre por el de ARNABAL-MENDI.
Unos años mas tarde, en 1928, se pierde en el Cantábrico. El diario La Epòca, de Madrid, en su edición de 26 de noviembre de 1928, núm.27.740, en su pagina 6, lo narra de la siguiente manera: …”El ARNABAL-MENDI zozobra frente a la costa donostiarra. Han sido salvados los veintinueve hombres que le tripulaban.
San Sebastian 26.- Durante la noche pasada el temporal ha sido verdaderamente imponente en toda la costa.
A las dos de la mañana se recibió aviso de que a la altura de Guetaria había un barco mercante que pedía socorro por hallarse en peligrosa situación. Inmediatamente se dispuso que saliera de este puerto la lancha motor salvavidas, propiedad de la Sociedad de Salvamento de Náufragos.
Aunque el estado del mar era imponente y las olas alcanzaban una altura considerable. Los cinco hombres que habían de tripular la lancha, se dispusieron para hacerse a la mar. Mientras tanto el temporal arreciaba.
Las aguas han destrozado el Cal Arriba, y una fundición que allí existe, y producido grandes destrozos en los pabellones de los almacenes de Obras Publicas.
En esta situación, y ante tan mal estado del mar, la salida de las lanchas era peligrosísima.
A pesar de lo intempestivo de la hora, varios centenares de perdonas presenciaron la heroica salida de la embarcación, que lo hizo en medio de una gran ovación entusiasta. La lancha partió, pero al poco rato se le inutilizó uno de los motores y tuvo que poner la proa al puerto. Al ir a entrar se averió el otro motor y durante bastante tiempo estuvo en constante peligro de zozobrar. Afortunadamente el ancla se enredó entre unas rocas y en esta situación, capeando el temporal, ha pasado la noche.
Entre tanto habían salido dos remolcadores, propiedad de la casa Sota, para auxiliar al barco en peligró. Era este el «ARNABAL MENDI» que iba mandado por el capitán, don Venancio Goitía.
A las tres y media dé la mañana comunicaron que la avería que tenía el barco era la rotura de tres palas de la hélice, pero que la situación había mejorado algo.
Por desgracia estas noticias optimistas no tuvieron confirmación. El barco luchó con el temporal durante toda la madrugada, hasta que a las nueve de la mañana, a la altura de Fuenterrabía, se vio en peligro de zozobrar. Al tener noticia de ello en Pasajes, salió de aquél puerto un vapor de la casa Lerchundi, para acudir en auxilio del ARNABAL-MENDI. Afortunadamente llegó a tiempo de recoger los 28 hombres que componían la tripulación y al capitán, señor Goitia.
El «ARNABAL-MENDI» se hundió poco después”…
Otra versión la da el diario La Voz, de Madrid, edición de 27 de noviembre de 1928, pagina 3: …”En San Sebastián. Detalles del naufragio del “ARNABAL MENDI“. Lo que cuentan los náufragos. San Sebastián 26 (6 t.).
Han llegado a San Sebastián los tripulantes del vapor “ARNABAL MENDI“, que naufragó esta mañana. Cuentan detalles de verdadera angustia. El buque pertenecía a la casa Sota y Aznar, y desplazaba 2.600 toneladas. Salió de Bilbao el viernes, con rumbo a Pasajes, llevando a bordo carga general. Desde e1 momento de la salida tuvo que luchar con rudo temporal, que fue salvando bastante bien hasta llegar a la vista de Pasajes, puerto en el cual no pude entrar por lo cerrada y peligrosa que se hallaba la barra, y que impedía toda maniobra a las embarcaciones. Como la permanencia en aquellos lugares era peligrosa y difícil, el buque puso proa a Bilbao para ver si podía ganar el puerto y esperar allí a que pasase el temporal. En este viaje de regreso, e1 temporal, más fuerte si cabe que a la ida, dificultó mucho la marcha del buque, y ayer, domingo, a las cinco y media de la tarde, a la altura del Machichaco, perdía tres paletas de la hélice.
Advertida la tripulación de la difícil situación del barco, que no contaba ya con medios suficientes para navegar, se acordó solicitar auxilio. La situación fue empeorando por momentos. A las ocho de la noche la hélice quedó totalmente destrozada, y el barco quedó a merced del viento y de las olas. El radiotelegrafista no cesó en sus demandas de auxilio. A las cinco de la madrugada el peligro de naufragio era inminente. El barco pesquero SAN PEDRO, que no sin grave riesgo consiguió salvar a los veintiocho hombres que componían la tripulación del “ARNABAL MENDI“.
Inmediatamente hizo rumbo a Pasajes, y poco después se hundía el “ARNABAL MENDI“.
Entre los náufragos del buque hundido figuran un muchacho y un fogonero que han sido ya testigos presénciales de otros naufragios. El muchacho tiene catorce años y se llama Juan José Arrarte, y naufragó al perderse el “AJPE MENDI” (AXPE MENDI ¿?), también de la casa Sota y Aznar. El fogonero naufragó con el “CABO APERA” (¿?) y el buque llamado “MUNDACA“. Se llama el fogonero Tomas Zuloaga.
El salvamento. San Sebastián 27 (1,80 m.) El salvamento de los náufragos del “ARNABAL MENDI” se ha hecho de una manera admirable, en medio de una niebla qua no permitía ver más que a corta distancia.
El pesquero “SAN PEDRO“, que acudió en socorro del “ARNABAL MENDI“, cuya situación no se podía precisar con gran exactitud, a pesar de l a constante comunicación en que se hallaban ambos barcos, en vista de que no podía aproximarse, se sirvió del radiogoniómetro, y gracias a el los avances del “SAN PEDRO” en dirección al barco se hicieron con toda seguridad, velocidad y acierto.
Se tendieron cabos para intentar remolcar el barco; pero se rompieron y sólo pudo tenderse al salvamento de la tripulación.
Declaran los náufragos. Persiste el temporal. San Sebastián 27 (4 tarde).
Los náufragos del vapor “ARNABAL MENDI” han declarado ante la autoridad de Marina, y en el último tren de la tarde saldrán para Bilbao.
El temporal de la costa ha decrecido durante la mañana; pero por la tarde ha aumentado notablemente. A las cuatro de la madrugada se espera la pleamar más intensa. (Febus.)”…
La carga se intento salvar, según cita el diario El Heraldo de Madrid, edición de 30 de noviembre de 1928, pagina 4: Se trata de sacar a flote al vapor ARNABAL MENDI y su mercancía. Bilbao 30. — Noticias recibidas del lugar donde embarrancó el vapor «ARNABAL MENDI» dicen que se está realizando un detenido estudio para el salvamento de la mercancía y del buque, y que se ha logrado ya sacar parte de la carga. La marejada sigue violenta, lo que no deja maniobrar como se quiera. Se cree que estas operaciones durarán varios días. Se realizan bajo la dirección del inspector de la casa Sota y del capitán y el contramaestre del buque”…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.